FICUSELASTICA.jpg

Ficus Elastica Ruby

Es una de las plantas de interior apta para todos. Requiere muy poco cuidado, puede sobrevivir en lugares poco iluminados y es conocida como una planta que purifica el aire y oxigena el ambiente.

Su origen es de las selvas tropicales de Asia, el Ficus Elástica es una planta de cultivo exterior que se adapta muy bien a espacios interiores.

Es una variedad que tiene un tallo central del que salen unas grandes hojas ovaladas. Éstas, combinan el verde con zonas rosadas cuando nacen, poniéndose blancas con el paso del tiempo.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Le gusta mucho la luminosidad, incluso puede aguantar algo de sol directo si no es muy fuerte. Es bueno girar la planta aproximadamente una vez cada dos semanas para que todas las hojas crezcan de forma regular.

  • Riego: No necesita grandes atenciones. Lo mejor es regarla poco, siempre esperando a que la tierra se seque completamente entre riego y riego. Si tienes dudas, mejor esperar, resiste mucho mejor la sequía que el exceso de riego. Por último, no requiere un elevado grado de humedad, no necesitas rociar sus hojas.

  • Temperatura: Lo ideal es estar entre los 16 y los 21 ºC. Puede resistir temperaturas mucho más bajas y más altas siempre y cuando evitemos los cambios bruscos de temperatura.

Al ficus no le gustan los cambios drásticos de lugar. Si las condiciones del vivero o tienda donde lo compras son muy distintas a las de tu casa, dale tiempo para que se aclimate. No te preocupes si pierde un par de hojas, se adaptará de a poco.

MONSTERA.jpg

Monstera deliciosa

Llamada comúnmente cerimán o costilla de Adán, es una especie de trepadora, endémica de selvas tropicales, que se distribuye desde el centro y sur de México hasta el norte de Argentina.

Muy conocida para las decoraciones de interiores, esta planta se adapta perfecto a estos espacios, siempre y cuando le entreguemos condiciones similares a las de su origen.

Es una planta de raíces abundantes, bajo y sobre la tierra, incluso a veces se salen de los maceteros buscando trepar por algún soporte.

Conocida por sus hojas corazonadas, éstas pueden llegar a medir 1 m de largo y unos 75 cm de ancho, éstas hojas son enteras y se van dividiendo en lóbulos cuando crecen.

 

Sus principales cuidados:

  • Luz: resisten tanto espacios de poca luz como lugares iluminados. Hay que evitar el sol directo, ya que le quema sus hojas.

  • Riego: Debe ser moderado, más frecuente en verano y escaso en invierno. Resiste mejor la falta que el exceso de agua (le salen manchas negras en sus hojas), por lo que hay que evitar que se encharque. Para estar seguros, se recomienda introducir un palito para ver como sale la tierra. Conviene dejar que se seque entre riego y riego para que sus raíces no se pudran. Pueden rociar sus hojas también en épocas de mucho calor.

  • Temperatura: Se desarrolla mejor en temperaturas de 20-30 °C, con alta humedad. Las heladas las matan.

  • Poda: Cortar con una tijera podadora sus hojas secas desde abajo.

  • Consejo: Limpiar sus hojas con un paño de vez en cuando, una a una con agua limpia, sin cloro (puede ser de la llave decantada unas 24 hrs antes).

HELECHO.jpg

Helecho

Cada vez es más común ver helechos en todas las tiendas y revistas de decoración.

El helecho es una de las plantas más antiguas que existen. Predominó en la tierra hace miles de años. Cuando las condiciones de calor y humedad disminuyeron, los helechos cedieron terreno a nuevas plantas con flor, que los relegaron a las posiciones que hoy ocupan. Existen muchas variedades que destacan por sus diferentes tipos de hojas, pero todas, requieren casi los mismos cuidados.

Con los cuidados adecuados, el helecho crece de forma contínua durante todo el año. Este es el motivo por el que su porte es asombroso en poco tiempo. Especialmente en invierno, pueden quitar las hojas cuando estén secas y generará nuevas en poco tiempo.

Sus principales cuidados:

  • Luz: debemos evitar los rayos directos del sol. Lo ideal es un lugar resguardado y con buena iluminación. Este tipo de planta también puede vivir en un sitio con poca luz natural, pero sus hojas crecerán con menos fuerza y por lo tanto, menos porte.

  • Riego: Esta planta necesita dos condiciones constantes: tierra siempre húmeda (pero sin encharcar) y humedad perenne. Para conseguirlo: en verano, regar muy frecuentemente con poca cantidad de agua (unas 2 o 3 veces por semana), vigilando siempre el estado de la tierra. Para mantener la humedad lo mejor es rociar sus hojas diariamente con agua tibia, fría. Como precaución, les recomendamos que no la pongan cerca de la calefacción ni en lugares de paso, ya que las corrientes pueden ventilar el ambiente y resecarlo.

  • Temperatura: en primavera y verano, el helecho prefiere estar entre los 21 y 24ºC. En invierno, si puedes mantenerla a 16 o 17ºC también lo agradecerá.

  • Floración: el helecho nunca produce flores, ni en exteriores ni en interiores.

Si quieren una planta para el baño, (que tenga luz natural), el helecho es la opción perfecta. Es un lugar con un alto nivel de humedad que reúne las condiciones óptimas para él.

En resumen es una planta que requiere más atención que otras por sus necesidades de riego y humedad, pero con su capacidad de llenar espacios, vale la pena invertir tiempo en ellas!

OXALIS.jpg

Oxalis triangularis

Conocida también como planta mariposa, es un falso trébol de origen Brasileño. Sus hojas son moradas con tonos rosados en el centro y tienen una característica muy particular. Durante el día, según la intensidad de la luz que recibe, la Oxalis triangularis abre o cierra las hojas, plegándolas de una forma maravillosa.

Es una planta que puede estar en exteriores, siempre que no sufra heladas.

Es una especie de fácil mantenimiento. Sin embargo, tiene algunas diferencias en sus cuidados respecto a las plantas de interior comunes.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Muchas plantas de interior requieren iluminación pero no luz solar directa. En este caso es distinto. Ésta planta necesita luz solar directa sobre todo en primavera (ojo con las horas muy calurosas). Lo ideal es que sea tamizada. Si no dispones de un lugar así, puedes sacarla a la terraza o cambiarla de ubicación unas horas de vez en cuando. Puede sobrevivir en semisombra, pero sus hojas estarán más débiles y con un color menos intenso.

  • Riego: En verano necesita un riego regular (aproximadamente una vez por semana) intentando que la tierra se seque entre un riego y otro. En invierno, debemos pausar por completo el riego.

  • Temperatura: En verano debemos intentar que no esté a más de 28-30ºC. Sin embargo, en invierno, necesita hibernar. Para ello, debemos procurar que se mantenga entre los 5 y los 15 ºC

  • Floración: Produce unas pequeñas flores blancas en exteriores. En el interior, con la luz y cuidados adecuados, puede que también consigas flores.

  • Consejo: La planta mariposa necesita reposo invernal. Esto implica ciertos cuidados especiales (bajas temperaturas e interrumpir el riego) pero también cambios en sus hojas. Es probable que se le caigan y la planta se marchite casi por completo. No te preocupes, si le has dado las condiciones necesarias, en primavera volverá a brotar.

PEPEROMIA.jpg

Peperomia

Su nombre científico es Pilea peperomioides pero se conoce como “Peperomia cuchara o cucharita”, “Planta china del dinero” o “Planta del misionero”.

 

Es una planta no muy grande, con un solo tallo de donde nacen sus hojas y que va quedando descubierto a medida que las hojas van marchitándose. Las hojas son redondas como una cuchara, superficie lisa, color verde oscuro y alcanzan aprox 10 cm de diámetro. En la parte del medio tienen un punto verde más claro, justo donde se une el tallo a la hoja.

Le gusta crecer y desarrollarse en ambientes sombríos, por eso es una planta perfecta para cultivarla en interior.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Requiere abundante luz, sin sol directo (el sol les decolora las hojas que terminan cayéndose). Tolera bien lugares sombríos y prefiere temperaturas cálidas. 

  • Riego: le encanta la humedad permanente y así se puede desarrollar mejor. Durante el verano es mejor vigilar que no se seque su tierra, y si le rocían agua en sus hojas en esa época, ella estará feliz. Pero usen agua filtrada para no dejar manchas blancas en sus hojas y para no contaminarla.

  • Temperatura: Como todas estas plantas un poco sensibles, no tolera el frío.

  • Poda: Cortar las hojas que se pongan amarillas. En muchos casos, ellas caerán solas.

  • Consejo: A medida que se desarrolla, esta planta comienza a tener brotes pequeños a su alrededor. Estos brotes pueden ir separandolos con mucho cuidado, y mientras tengan su propia raíz. Luego, estas pequeñas plantas las deben poner en sustrato liviano (tierra con distintos sustratos) hasta que se mantengan bien de forma independiente.

ADANSONII.jpg

Monstera Adansonii

Procede de América central. En su hábitat natural crece bajo árboles de mayor tamaño, apoyada sobre otros troncos o raíces. Es una planta trepadora de raíces aéreas. Puede crecer anclada a un tutor o en cascada si está en altura.

Es de pequeño porte y su crecimiento es lento pero constante. Sus hojas nacen enteras y sólo al madurar aparecen sus característicos agujeros, desarrollados para resistir a los vientos tropicales.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Teniendo en cuenta que suele crecer bajo árboles más grandes, parece lógico que sea una planta acostumbrada a la semisombra. Lo mejor es un lugar con buena iluminación para ella y evitar que los rayos solares alcancen sus hojas, especialmente en las horas centrales del día.

  • Riego: Como buena planta tropical, prefiere humedad elevada y poca agua pero frecuente, especialmente en los meses de más calor. Si viven en un clima seco, les recomendamos que rocíen sus hojas a diario. También que la pongan junto a otras plantas que requieran un nivel de humedad parecido (la Maranta, la Alocasia, la Monstera Deliciosa etc).

  • Temperatura: No resiste temperaturas muy frías. En invierno intenten alejarla de la ventana o de corrientes de aire frío. En verano puede aguantar el calor siempre que se conserve la humedad. Lo ideal en torno a los 21ºC.

  • Floración: En interiores no produce flores salvo rara excepción.

  • Consejo: Si ves que en sus hojas maduras no se abren agujeros, puede ser por falta de luz, de agua o por exceso de frío. Lo principal es corregir estas condiciones una a una.

LONGIFOLIO.jpg

Philodendron longifolio

Es una planta cada vez más común en interiores, ya que se adapta sin problemas a diferentes entornos, son bonitas, decorativas y muy resistentes a los descuidos. Proceden de regiones selváticas de América Latina, donde crecen alrededor de los árboles: sus raíces aéreas los utilizan como soporte para crecer. De ahí viene su nombre, que significa "amigo de los árboles".

Sus principales cuidados:

  • Luz: Al igual que muchas plantas de interior, se debe ubicar en un lugar luminoso, que no reciba la incidencia directa de los rayos del sol. De todas formas es una planta que tolera bien los rincones más bien “oscuros”.

  • Riego: Frecuente en verano y moderado en invierno. Es recomendable dejar secar la superficie entre riego y riego y agradece mucho que, en épocas de calor, se rocíe agua sobre sus hojas.

  • Temperatura: En verano puede aguantar más calor siempre y cuando cuente con harta humedad. Para días más fríos, ideal mantenerla en espacios sin calefaccionar ni con corrientes muy fuertes.

  • Poda: Cortar con una tijera podadora desde abajo las hojas que se van poniendo amarillas o secas.

  • Consejo: Nunca se debe usar ningún producto para lustrar o sacar brillo a las hojas. Si éstas deben brillar, lo harán de manera natural. Esos productos artificiales solo obstruyen los estomas (son los "poros" en la piel de la planta) y afectan a su salud.

PARAGUAYO.jpg

Philodendron selloum o paraguayo

Estos philodendros son arbustos de largo tronco con raíces aéreas. Presentan unas características hojas lobuladas de color verde brillante con las puntas “divididas”. Las flores, son blancas y grandes pero no suelen aparecer en las plantas cultivadas en la casa.

 

Debido a su carácter tropical se utilizan como plantas de interior. Son plantas delicadas que requieren cuidados constantes pero muy agradecidas proporcionando un lindo y decorativo follaje.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Ideal que este philodendro esté a una exposición bien iluminada pero sin sol directo o también en zonas bastante sombrías.

  • Riego: Regar bien estas plantas cada 4 días con agua sin cal durante la primavera y el verano e ir reduciendo un poco los riegos hacia el invierno. También es importante rociar las hojas cada 2 días y el musgo del tutor en las especies trepadoras.

  • Temperatura: Mínima en invierno 10ºC. En verano a más de 24ºC se le debe proporcionar humedad constante.

  • Poda: Se pueden podar de vez en cuando para controlar su crecimiento y también es recomendable cortar las hojas que se van poniendo amarillas.

  • Consejo: La mejor manera de limpiar las hojas sin que éstas sufran daños mientras realizamos esto, es sostenerlas por debajo con una mano y limpiarla suavemente por encima con la otra (sólo con agua sin cloro).

 

Algunos tips: Tallos alargados y flojos: falta de luz. Hojas que se caen: demasiado calor y sequedad. Regar con más frecuencia y ponerla en un lugar más fresco. Hojas amarillas y que se caen: exceso de agua. La planta no da nuevas hojas: necesita fertilizante o ser trasplantada. Marcas de quemaduras: luz solar directa.

MANTO DE EVA.jpg

Alocasia o

Manto de Eva

De origen tropical, tiene una estructura con características especiales. Las hojas crecen de un único tallo que es más pequeño que el tamaño de sus hojas. Éstas pueden llegar a medir 1 m de altura en su hábitat natural.

Las hojas de la Alocasia también son muy especiales. Los nervios están muy marcados por unas gruesas líneas de color blanco. Sus bordes son ondulados, igual que su superficie. Y el color es de un verde tan brillante que parece que las hojas están plastificadas.

Es una planta herbácea perenne que en climas fríos disminuye el número de hojas en invierno y aumenta en primavera y verano.

 

Sus principales cuidados:

  • Luz: Es recomendable que esté en un lugar bien luminoso. Evita siempre el sol directo ya que sus hojas se decoloran o se queman. Puede sobrevivir en lugares sombríos, pero crecerá mucho menos y de forma débil.

  • Agua: Como buena planta tropical, la Alocasia prefiere riego abundante. En verano de forma más frecuente (incluso dos veces por semana) y en invierno reducido a una vez por semana o cada diez días. Lo ideal es poca cantidad de agua pero frecuentemente: así conseguirán que el sustrato esté siempre húmedo. También es recomendable rociar con agua sus hojas, tallo y la capa superficial de tierra. Ayudará a que mejore la humedad en el ambiente.

  • Temperatura: Aunque la Alocasia puede soportar temperaturas elevadas, lo ideal es mantenerla entre los 20 y los 28ºC. No soporta temperaturas por debajo de los 10ºC.

  • Floración: la Alocasia produce flores de forma habitual en su hábitat natural, pero es poco frecuente encontrarlas en interiores. Es blanca amarillenta con un olor muy intenso y sale muy pocas veces al año, incluso una.

  • Poda: Las hojas nuevas nacen de los tallos de las hojas ya existentes. Cortar las hojas que se van poniendo amarillas y lacias, luego de que hayan salido las hojas nuevas. 

 

Periódicamente verás cómo algunas hojas inferiores se ponen amarillas y posteriormente caen. No hay problema, a la Alocasia no le pasa nada. Las plantas hacen mucho esfuerzo al sacar hojas nuevas y es un proceso natural en esta especie. De esa forma pueden desprenderse de las hojas más antiguas para conservar energía para las nuevas.

LYRATA.jpg

Ficus lyrata

Procedente de África, su apellido “lyrata” hace referencia al parecido entre la forma de sus hojas y la lira. Puede alcanzar los 20 metros de alto (en exteriores) y su forma, con los años, es casi la de un árbol: las hojas se juntan en lo alto del tallo formando una especie de copa.

Dada su forma y tamaño, es lo más parecido a tener un árbol dentro de casa, algo poco frecuente en las plantas de interior. Y por último, sus cuidados son bastante sencillos.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Como la mayoría de plantas de interior, el Ficus lyrata no resiste los rayos de sol directos. Lo mejor es que reciba iluminación indirecta o tamizada durante varias horas al día.

  • Agua: No requiere riego abundante. Una vez por semana en invierno y con un poco más de frecuencia en verano es suficiente. Siempre comprobando que la tierra superficial esté seca. En verano pueden rociar con agua sus hojas para aumentar la humedad ambiental y mejorar su crecimiento. Es muy sensible al exceso de riegos, las hojas se ponen flácidas y luego se caen.

  • Temperatura: Sensibles al frío y a las corrientes. Si el espacio no baja de los 15 ºC aproximadamente no tendrá problemas.

  • Hojas: Saca nuevas hojas en primavera y verano, mientras en otoño e invierno se mantiene del mismo tamaño.

Es una planta que sin duda te puede acompañar mucho tiempo!

PALMERA.jpg

Palmera Chamaedorea

Es una pequeña palmera originaria de México y Guatemala que resulta muy fácil de cultivar en espacios de interior. Es de crecimiento muy lento resistiendo a lugares con poca luz, pero crece más aún donde hay más iluminación.

Puede alcanzar fácilmente el medio metro de altura, siendo su máxima altura 5 mts aproximadamente.

Es habitual que, debido a los ambientes secos de nuestros hogares, se le sequen las puntas de las hojas quedando color café (se puede evitar pulverizando las hojas regularmente).

Sus principales cuidados:

  • Luz: No es exigente con la luz, pudiendo sobrevivir en entornos poco iluminados del hogar. Si se le da un lugar más luminoso crecerá mejor pero siempre evitando el sol directo, ya que pondrá sus hojas amarillas siendo éste, un daño irremediable.

  • Agua: En verano los riegos deben ser más intensos para que la tierra esté siempre húmeda, en invierno, hay que esparcirlos. Lo ideal es regarla cuando la tierra esté seca. En verano 1 o 2 veces a la semana aprox y en invierno cada 15 días podría andar bien.

  • Temperatura: Se cultiva muy bien en climas cálidos, por eso en invierno lo mejor es mantenerla al interior.

  • Abono: Ponerle fertilizante junto con el agua de riego durante la primavera y verano para activar el crecimiento.

  • Plagas: Es susceptible de sufrir plagas de araña roja (aparecen con temperaturas muy altas) y cochinilla. Ambas plagas pueden combatirse rociando la planta con un insecticida.

SANSEVIERIA.jpg

Sansevieria

Le gusta mucho el interior. Es purificadora del aire y la recomiendan para dormitorios. Con el tema del riego es muy noble, a veces aguanta hasta el olvido pero no tolera el exceso. En ese caso sus hojas se ablandan, se doblan o se ponen negras y se pudren. Como recomendación, hay que regar cuando todo el sustrato esta seco.  No es necesario pulverizar sus hojas ya que ella misma capta la humedad del ambiente.

 

Esta planta es algo más fácil que las anteriores, ya que exige poco cuidado convirtiéndose en una especie muy resistente. La frecuencia de riego para la sansevieria es una vez cada 3 semanas en invierno aprox. Se aconseja también abonar el suelo una vez al mes con un fertilizante mineral. Esta planta prefiere semisombra o sombra, aunque tolera el sol directo, pero a veces el sol le quema el borde de sus hojas cuando está muy fuerte.

 

 

Algunos problemas que podemos detectar (en cualquier época del año):

 

  • Hojas blandas y dobladas, posiblemente se deba a que se abonó en exceso. También puede deberse a un exceso de riego o humedad. 

  • Hojas pierden intensidad y color, la planta necesita más iluminación.

  • Hojas con manchas café, significa que se ha producido un exceso de riego. Se pueden cortar las hojas dañadas ya que no recuperarán su aspecto original.

SUCULENTAS.jpg

Suculentas

Para los que tienen más de alguna suculenta y quieren saber un poquito de sus cuidados, en esta foto hablaré de la luz que necesitan, en la próxima del agua.

Estas plantas proceden de todo el mundo y viven en todos los hábitats diferentes. Almacenan agua en sus hojas y tallos, lo que las hace resistentes y más duraderas. Son de menos cuidado que otras plantas, sin embargo, con el exceso de sol o de agua se pueden morir.

Sus principales cuidados:

·       Luz necesaria: La mayoría de cactus y suculentas necesitan luz brillante, pero no pueden tolerar la luz solar intensa y directa, especialmente con altas temperaturas. Se recomienda que las suculentas no estén expuestas al sol entre 12:00 y 17:00 hrs. La intensidad de la luz que necesita una planta depende de la especie. Una planta que se cultiva en condiciones de luz óptima es más probable que su flor crezca bien. (Tengan en cuenta que las suculentas y especialmente los cactus, tienen edades muy diferentes para florecer. Hay algunas, que incluso en condiciones óptimas en todos los sentidos, no muestran nunca su flor). Si florece y después de un tiempo la flor se seca, ahí recién es momento para sacarla. 

Mientras que las condiciones de iluminación óptimas dependen de la especie, hay algunos signos generales que indican que la planta está recibiendo demasiada o poca luz:

·       Demasiada luz:  Puede desaparecer el color original, teniendo un look blanqueado por fuera, o tonos amarillos o incluso naranjo. Tengan en cuenta que estos síntomas también pueden indicar otras cosas, como una enfermedad o un exceso de agua, así que a observar bien sus plantitas! 

Si la planta se calienta por el sol, puede llegar a quemarse. Esto puede pasar muy rápido y puede generar en la planta cicatrices, así que atentos para cuando esta condición empiece hay que tomar precauciones para evitar que se quemen, si no podría ser demasiado tarde.

·       Poca luz: Si la planta está recibiendo muy poca luz, puede “etiolar”, la etiolación es la condición donde una planta cambia de forma, por ejemplo, una suculenta que es normalmente redonda empieza a estirarse hacia arriba desde su centro. Esto es súper común que pase, les cambian también su colores, hay algunas suculentas que al sol están super rojas, rosadas o con colores súper vivos, y al no llegarles suficiente luz cambian a verdes y se “desaniman”.

  • En la mayoría de los casos, es bastante normal que una planta crezca lentamente en dirección a la luz. Por ejemplo, si la suculenta se está doblando hacia la ventana les está tratando de decir algo, atentos a sus plantitas!

  • ¿Cuando tienen demasiada agua? Cuando las hojas y tallos se ven débiles, se ponen blandos y algo traslúcidos. Aquí es recomendable esperar varios días para el próximo riego o simplemente cambiar la tierra.

  • ¿Cuando falta agua? Cuando en sus hojas aparecen manchas como moretones, hojas muy secas, se arrugan y adelgazan. La ventaja es que, cuando se les suministra agua, se hinchan y se recuperan (solo cuando lo detectamos a tiempo).

  • ¿Cuándo regarlas? Como norma general, se dejará secar la tierra entre un riego y otro (si tienen dudas, lo ideal es introducir un palito para ver como sale la tierra). Es la propia experiencia, más que las indicaciones exactas, la que determinará el momento en que este debe producirse. Es conveniente mojar la tierra directamente, sin mojar los tallos o las hojas de las plantas. Un exceso de humedad en ellas puede causar la aparición de manchas. Si se mojan los tallos o las hojas en horas de sol, las gotas pueden actuar como lupas de aumento y producir quemaduras. Ya saben, ¡ nunca regarlas al sol ! 

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram

© 2020 Copyright All Right Reserved 2020 Delrioverde