• White Instagram Icon
  • White Facebook Icon

PHILODENDRON

MONSTERA

Llamada comúnmente cerimán o costilla de Adán, es una especie de trepadora, endémica de selvas tropicales, que se distribuye desde el centro y sur de México hasta el norte de Argentina.

Muy conocida para las decoraciones de interiores, esta planta se adapta perfecto a estos espacios, siempre y cuando le entreguemos condiciones similares a las de su origen.

Es una planta de raíces abundantes, bajo y sobre la tierra, incluso a veces se salen de los maceteros buscando trepar por algún soporte.

Conocida por sus hojas con forma de corazón, éstas pueden llegar a medir 1 m de largo y unos 75 cm de ancho, son enteras y se van dividiendo en lóbulos cuando crecen.

Sus principales cuidados:

  • Luz: Resisten tanto espacios de poca luz como lugares iluminados. Hay que evitar el sol directo, ya que le quema sus hojas.

  • Riego: Debe ser moderado, más frecuente en verano y escaso en invierno. Resiste mejor la falta que el exceso de agua (le salen manchas negras en sus hojas). Para estar seguros, se recomienda introducir un palito para ver como sale la tierra. Conviene dejar que se seque entre riego y riego para que sus raíces no se pudran. Pueden rociar sus hojas también en épocas de mucho calor.

  • Temperatura: Se desarrolla mejor en temperaturas de 20-30 °C, con alta humedad. Las heladas las matan.

  • Poda: Cortar con una tijera podadora sus hojas secas desde abajo.

  • Consejo: Limpiar sus hojas con un paño de vez en cuando, una a una con agua limpia, sin cloro (puede ser de la llave decantada unas 24 hrs antes).